Hipertensión arterial en el adulto mayor

como prevenir la hipertension arterial
Cómo prevenir la hipertensión arterial
29 July, 2019

La hipertensión arterial es una enfermedad crónica producida por diversos factores, dentro de los que destacan los genéticos, la ingesta excesiva de sodio, la edad avanzada, el tabaquismo, la inactividad física y las enfermedades crónicas como la obesidad, las dislipidemias y la diabetes.

El envejecimiento es una parte inevitable de la vida y trae consigo dos inconvenientes: el deterioro fisiológico y el estado de la enfermedad. La hipertensión es un factor de riesgo importante para la morbilidad y la mortalidad cardiovascular, especialmente en los ancianos. Es una enfermedad crónica significativa, y a menudo asintomática, que requiere un control óptimo y una adherencia persistente al tratamiento para reducir los riesgos de enfermedades cardiovasculares, cerebrovasculares y renales.

Aunque el aumento de la presión arterial no es una parte normal del envejecimiento, la incidencia de hipertensión en la población anciana es alta. Después de los 69 años, la prevalencia de hipertensión aumenta hasta el 50%.

Origen de la hipertensión arterial en el adulto mayor

Los mecanismos para la hipertensión en personas de edad avanzada aún no están claros. Algunos de los principales efectos del envejecimiento normal en el sistema son:

  • Rigidez arterial.
  • Desregulación neurohormonal y autonómica.
  • Riñón envejecido.

Efectos de la hipertensión en los adultos mayores

La hipertensión arterial se destaca como el principal factor de riesgo de morbilidad y mortalidad cardiovascular en la población anciana. Se ha demostrado que padecer de hipertensión arterial aumenta el riesgo de:

  • Accidente cerebrovascular.
  • Hipertrofia ventricular izquierda.
  • Insuficiencia cardíaca congestiva.
  • Enfermedades coronarias y de las arterias periféricas.
  • Discapacidad visual.
  • Insuficiencia renal terminal.
  • Insuficiencia cognitiva.
  • Demencia.

Tratamiento

Tratamiento no farmacológico de la hipertensión en adultos mayores

El tratamiento no farmacológico de la hipertensión es a menudo pasado por alto en los adultos mayores. Las modificaciones en el estilo de vida pueden ser el único tratamiento necesario para prevenir o incluso tratar formas más leves de hipertensión en los adultos como la reducción de peso, reducción de sodio en la dieta, actividad física, consumo moderado de alcohol y la dieta DASH, debe ser la piedra angular del tratamiento de la hipertensión en combinación o no con el tratamiento activo.

Tratamiento farmacológico de la hipertensión en adultos mayores

Cuando las medidas de estilo de vida no logran reducir la presión arterial al objetivo, se debe iniciar la farmacoterapia. La seguridad y eficacia de diferentes clases de medicamentos se ha estudiado en pacientes ancianos durante los últimos 30 años. Algunos estudios han demostrado sistemáticamente que la terapia antihipertensiva en adultos mayores es eficaz para prevenir la mortalidad total, el accidente cerebrovascular y los eventos coronarios.

La hipertensión es un factor de riesgo importante para la morbilidad y la mortalidad cardiovascular, especialmente en los adultos mayores. Se han demostrado en diferentes estudios que no solo es seguro tratar la hipertensión en los adultos mayores, sino que también disminuirá el riesgo a accidente cerebrovascular, infarto cerebral, el infarto de miocardio y la mortalidad por todas las causas.

El tratamiento de la hipertensión también reduce la incidencia de deterioro cognitivo y demencia en los ancianos. La adopción de un estilo de vida saludable es una de las piedras angulares del manejo de la hipertensión. La evidencia indica que varias clases de fármacos antihipertensivos son eficaces para prevenir eventos cardiovasculares. La individualización del tratamiento debe guiarse por la presencia de factores de riesgo cardiovascular asociados.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Whatsapp