A continuación, tienes algunas de las opciones de tratamientos con las que puede ayudarte la Dra. Diana Herrera

¿Qué es la nefrología y cómo puede ayudarme?

La nefrología es una rama de la medicina que se ocupa del estudio y manejo de las enfermedades relacionadas con los riñones. Entre las patologías más frecuentes que enfrentan los nefrólogos se encuentran la hipertensión arterial, la diabetes mellitus y la enfermedad renal crónica (ERC). Estas condiciones a menudo coexisten, formando una tríada desafiante que requiere un enfoque integral y coordinado para optimizar el cuidado del paciente

Hipertensión Arterial

La hipertensión arterial es un factor de riesgo clave para el desarrollo y progresión de la enfermedad renal. La elevación persistente de la presión arterial conduce a daño vascular en los delicados glomérulos renales, exacerbando la disfunción renal. El nefrólogo desempeña un papel crucial en el manejo de la hipertensión, trabajando en estrecha colaboración con otros especialistas.

El tratamiento de la hipertensión en pacientes con enfermedad renal debe ser individualizado. Incluye modificaciones en el estilo de vida, como la restricción de sodio, la actividad física regular y la reducción del consumo de alcohol y tabaco. Además, se recurre a medicamentos antihipertensivos, seleccionados cuidadosamente para preservar la función renal y controlar la presión arterial de manera efectiva.

Diabetes

La diabetes mellitus, en especial la tipo 2, es una causa común de enfermedad renal crónica. La hiperglucemia crónica conduce a lesiones en los glomérulos y túbulos renales, promoviendo la fibrosis y el deterioro progresivo de la función renal. Los nefrólogos colaboran estrechamente con endocrinólogos y médicos de atención primaria para controlar la diabetes y mitigar sus efectos nefropáticos.

El tratamiento de la diabetes incluye la monitorización constante de la glucosa, modificaciones en la dieta, actividad física regular y, cuando es necesario, medicamentos hipoglucemiantes. Es fundamental mantener la hemoglobina A1c en niveles óptimos para prevenir el daño renal y preservar la función renal a largo plazo.

Enfermedad Renal Crónica

Cuando la enfermedad renal crónica avanza, el nefrólogo se centra en estrategias que retardan la progresión y mejoran la calidad de vida del paciente. La gestión incluye el control riguroso de la presión arterial y la glucosa, así como la optimización de la ingesta de líquidos y electrolitos.

En casos más avanzados, se pueden considerar terapias farmacológicas específicas para la ERC, como inhibidores del sistema renina-angiotensina-aldosterona, que han demostrado beneficios renales significativos. La educación del paciente sobre la importancia del cumplimiento del tratamiento y la adherencia a las recomendaciones médicas es esencial.

Otros tratamientos